FUNGE UVa

DOCENTES DEL SIGLO XXI: el reto de EDUCAR CON EMOCIÓN

Descripción general

Nuestra sociedad necesita adultos autónomos y seguros, capaces de aprender lo que necesiten aprender, de enfrentarse a nuevos retos optando por nuevas soluciones, capaces de trabajar codo con codo en la persecución de algún objetivo común, de tomar decisiones y de progresar. Personas que asuman retos que hoy en día ni siquiera somos capaces de imaginar, que trabajen con herramientas que hoy no existen, que lidien con problemas que aún no se han planteado y se enfrenten a decisiones para las que nosotros no los podremos preparar porque nos son desconocidas. ¿Qué hacer entonces? Quizá sea difícil responder a esta pregunta, pero lo que parece claro es que no podemos seguir haciendo lo que venimos haciendo desde el siglo XIX.

Desde este curso nos declaramos comprometidos con esta idea de cambio y defendemos cuatro pilares fundamentales que van a sustentar nuestro trabajo: educación emocional, creatividad, habilidades sociales y desarrollo personal. Todo ello desde una mirada en la que la diversidad es la norma. Paradójicamente estos son asuntos de los que hablan todas las leyes de educación, pero que en la praxis han sido desatendidos sistemáticamente.

Entendemos que los cimientos de toda esta construcción están en ambientes educativos seguros, que propicien y potencien las emociones antídoto de todas aquellas otras que capan el aprendizaje y que lamentablemente están tan presentes en muchas aulas; que generen esa curiosidad sin la cual nadie aprende; que hagan que los alumnos se sientan orgullosos de sí mismos y de lo conseguido cuando se enfrenten a nuevas tareas. A cualquier edad, en cualquier nivel educativo, utilizando el saber aprender como motor.

No podemos pretender llevar este cambio a las aulas sin una buena formación de nuestros docentes, que son y serán el referente de sus alumnos. El trabajo del docente tiene, según nuestro punto de vista, cuatro materias primas básicas: la emoción, la atención, el pensamiento y la conducta de los alumnos. La gestión de todos ellos es la base, el cimiento para la construcción del conocimiento, el desarrollo de las habilidades y fortalezas y el crecimiento personal.

Cada individuo es único y va construyendo, poco a poco en su crecimiento, su identidad y su realidad. La creatividad es innata, todos somos creativos de niños, pero la experiencia nos dice que ésta se va perdiendo, siendo como es una herramienta imprescindible para la propia construcción. Quizás una de las razones de esa pérdida sea que, desde nuestros programas educativos formales, siempre se ha separado la mente del cuerpo priorizando la primera. Pero el ser es indivisible. La emoción y la vida ocurren en nuestro cuerpo, y la expresamos e interpretamos desde él. ¿Sabemos leer en él? ¿Sabemos qué y cómo sentimos?

La diversidad es la norma del mundo y de nuestras aulas. Todos somos diversos y en ello radica la grandeza de nuestra vida en común. ¿Sabemos de lo que hablamos cuando hablamos de discapacidad? ¿Sabemos trabajar desde y para esa diversidad?

No podemos olvidar que, en esta sociedad líquida que nos toca vivir, el aprendizaje no es algo restringido a una época de la vida o enfocado a una preparación concreta, aprendemos durante toda la vida porque es una exigencia para la adaptación a nuestro mundo cambiante. La educación de adultos es una piedra angular para la construcción de una sociedad más sana y adaptada que engloba los mismos aspectos, y otros añadidos, que la educación de niños, adolescentes y jóvenes.

COORDINADORA
Pilar Martín Pérez. Universidad de Valladolid.

METODOLOGÍA
Lo que proponemos es un curso/taller altamente vivencial y participativo en el que no solo sean vistos desde un punto teórico todos estos temas, sino que cada uno de los participantes los viva, los experimente en primera persona, los vivencie. Las clases intercalarán exposiciones teóricas, aunque participativas, con dinámicas, actividades y propuestas que habremos de vivir, “sentir”.

OBJETIVOS
1. Sentar las bases del clima emocional adecuado para el crecimiento y el aprendizaje. Concienciar y formar a los docentes en la responsabilidad de ser ese referente emocional para sus alumnos.
2. Experimentar el lenguaje corporal como metodología de comunicación y la expresión emocional como creación de las fases del aprendizaje y la convivencia.
3. Ser conscientes de que todos somos creativos, aprender a superar barreras y a utilizar técnicas que hagan del aula un espacio de crecimiento, seguridad y buen humor.
4. Comprender la realidad de la diversidad y aprender a gestionarla en el aula desde la equidad.
5. Descubrir el aprendizaje a lo largo de la vida como un proceso imparable de cambio y crecimiento personal y social.

DESTINATARIOS
- Estudiantes de cualquier área de conocimiento cuyo propósito sea dedicarse a la educación en cualquiera de sus modalidades.
- Estudiantes de Educación y Máster en Profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanzas de Idiomas.
- Profesores en ejercicio de Primaria y Secundaria de todas las áreas de conocimiento.
- Profesores Universitarios interesados en los procesos de enseñanza y aprendizaje.
- Educadores de Personas adultas y Trabajadores Sociales.

DURACIÓN, FECHAS Y HORARIO
Duración: 30 horas.
Semana del 9 al 13 de julio de 2018, de lunes a viernes, en horario de 10:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:00 horas.